Los dolores de rodillas pueden catalogarse como uno de los malestares más incapacitantes de todo el cuerpo humano, tomando en cuenta que esta articulación juega un papel fundamental en nuestra movilidad. Por ello, un tratamiento de osteopatía para lesiones de menisco es un recurso útil y ventajoso para prevenir el deterioro de esta sección de nuestras piernas. Lo cual puede marcar un antes y un después en la calidad de vida de un paciente acostumbrado a la incomodidad articular.

¿Por qué es importante tratar rápidamente las lesiones de menisco?

Los meniscos son dos fibrocartílagos ubicados estratégicamente en las rodillas para proteger el roce de los huesos de esta articulación y para promover el movimiento del muslo y de la ante pierna. Es decir, son una especie de amortiguadores que de cierta forma estabilizan a la rodilla en su rotación articular.

De modo que atender una lesión con prontitud es algo crucial, ya que un pequeño desgarro puede escalar hasta una ruptura total del fibrocartílago. Lo cual ameritaría una intervención quirúrgica y se comprometería aún más la salud del individuo afectado.

¿De qué manera la osteopatía aborda un diagnóstico de lesiones de menisco?

Por otra parte, es un hecho comprobado médicamente que ante el desarrollo de una lesión de menisco es prudente y necesario iniciar un ciclo de tratamiento terapéutico. 

Pues la corrección del desgarro con la ayuda de especialistas es lo único que puede prevenir el empeoramiento de la condición. De manera que con ese panorama la osteopatía se presenta como una excelente alternativa para cuidar de tu rodilla:

1. Con un diagnóstico completo 

La teoría osteopática gira en torno a un análisis del cuerpo como un sistema interconectado en el cual los malestares casi siempre tienen un origen insospechado y lejano para el ojo inexperto. 

Por lo tanto, en un tratamiento de osteopatía para lesiones de menisco se emprende un estudio completo del paciente, y con esos datos se diseña un esquema de cuidados preventivos y curativos para los problemas que ya existen y los que pueden llegar a raíz del dolor actual.

2. Junto a terapias focalizadas

La punción seca, las terapias manuales, la diatermia, la radiofrecuencia y la crioterapia son algunos de los cuidados osteopáticos que pueden acompañarse con un cambio en la dieta. Y en algunas instancias, se complementan con el uso de fármacos si así lo indica otro médico de cabecera.

3. Reeducando el movimiento

Aprender a mover las rodillas sin afectar la lesión mientras está sanando es otro detalle importante de un enfoque osteopático. De hecho, es elemental si se busca la recuperación posquirúrgica y la oportuna rehabilitación del movimiento que se desarrollaba libremente antes del malestar.

En Osteópata Pamplona te invitamos a contactar con nosotros si te encuentras interesado en frenar el empeoramiento de una lesión de menisco junto a la ayuda de nuestros especialistas. Estaremos encantados de poder marcar un antes y un después en tu salud integral.

Compartelo:
Call Now Button